Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Usar un arma por primera vez

Pautas sobre como enseñar a otro a usar un arma

Para quienes procuramos una tenencia responsable de armas de Usar un arma fuego, visitar el polígono de tiro y usar un arma puede ser una actividad que realizamos con frecuencia. También suele ser muy común contar con algún amigo o familiar que sin tener un arma propia, siente interés en la experiencia de usar un arma, pero se ve imposibilitado por no contar con una o bien por no tener la confianza necesaria. Es una muy buena idea aprovechar los momentos de ocio e invitar a quienes se ven interesados para que vean de primera mano lo que es y lo que no es contar con un arma de fuego, aprovechar para aprender los conocimientos básicos de seguridad y manipulación, y tener una primera experiencia en un ambiente controlado y seguro. En estas vacaciones puede ser una excelente actividad para realizar con amigos o familiares y porque no aprovechar alguno de los polígonos al aire libre que podamos encontrar en nuestro país.

Seguridad para principiantes

Cuando llegamos al polígono con alguien que nunca ha disparado antes, es algo esencial y prioritario el explicarle claramente las reglas básicas de seguridad. Hay que recordar que lo que para nosotros puede ser algo natural en nuestro desempeño, para quien recién se inicia puede ser totalmente nuevo. Nunca deje nada al azar ni al sentido común, trate de explicar claramente los conceptos básicos de funcionamiento, manejo, seguridad y comportamiento cuando vamos a usar un arma de fuego. Es algo muy común en este punto que muchos conceptos erróneos sobre las armas de fuego puedan surgir, años de mala información vertidas en películas, series o historias urbanas pueden tener más peso que la realidad.

Para lograr que el mensaje llegue y quede grabado, vaya despacio y sea meticuloso, procure remarcar el hecho de que las armas no se disparan por si solas y resalte las reglas básicas de seguridad:

  • Trate a toda arma de fuego como si estuviese cargada
  • No apunte a ninguna cosa que no haya sido designada como blanco
  • Mantenga el dedo fuera del disparador en todo momento hasta que esté listo para disparar
  • Sea consciente de lo que hay delante y detrás de su objetivo

Por supuesto existen muchas otras reglas que se pueden agregar a las anteriores, pero vaya despacio. Procure tomarse el tiempo de enseñar los detalles que normalmente ocurren demasiado rápido para ser notados o bien se dan por sabidos en el polígono, como son el colocar la munición en el cargador,  el colocar y quitar el cargador, o el alimentar el arma con el primer proyectil. Es una realidad que las personas asimilan los conceptos más rápidamente si pueden ponerlos en práctica, por lo tanto es muy bueno que su acompañante practique lo que se le va enseñando antes de pasar al siguiente paso. La idea de la tenencia responsable comienza por comprender y respetar las reglas de seguridad para de ese modo mantener la integridad física propia y la de los demás.




Equipamiento de seguridad

Además de la seguridad física en lo que respecta a la manipulación de un arma de fuego, es importante considerar la protección auditiva y ocular. Hemos de ser conscientes que la exposición prolongada al ruido producido por las armas puede causar daño a nuestro oído, así como los gases calientes y residuos pueden generarnos algún problema en la vista. Siempre es bueno contar con un kit extra de equipamiento de protección para el uso de nuestro invitado. Tratar de hacer su primera experiencia lo más agradable y placentera posible.

La excitación del primer disparo

 Seguramente muchos de nosotros no recordamos realmente la Usar un armaexcitación y las sensaciones que nos provoco nuestra primera vez disparando un arma. Es posible que muchos hayamos crecido con armas en nuestro hogar y las mismas hayan formado parte de nuestro crecimiento. Para algunos, como aquellos que hemos crecido en zonas rurales, el uso de un arma de fuego muchas veces se aprende a temprana edad, como modo de protección o de acceso a fuentes de alimento. Hoy en día, muchos tiradores se inician en polígonos y la experiencia puede marcar toda su vida. Todos experimentamos las situaciones de forma diferente, es por eso que para quien nunca ha disparado un arma la sensación del primer disparo puede ser muy excitante o por el contrario todo un desafío. Cuando tomamos la tarea de enseñar a alguien a disparar, debemos respetar sus tiempos y sobre todo, tratar de que la experiencia ocurra de forma natural, de ese modo la persona podrá asimilar de mejor manera lo que ocurre.

***

 Es una realidad que disparar es una actividad muy divertida por el solo hecho de realizarla, pero no debemos olvidar que el uso de las armas de fuego tiene razones más concretas que la diversión. Sea que utilicemos un arma para cazar, para realizar tiro deportivo o para defensa personal, siempre es bueno aprovechar las oportunidades que se presentan para mejorar nuestros hábitos de tiro y reforzar las bases de una tenencia responsable. Enseñar a alguien a disparar es una gran tarea que no solo abre la puerta al mundo de las armas a alguien, sino que además le permite eliminar mitos sobre lo que las armas realmente representan. No todas las personas comprenden que el tener y saber usar un arma no es simplemente un capricho para lanzar plomo contra un blanco de papel o metal. La tenencia responsable y la práctica frecuente de tiro permite generar mejores y más respetuosos individuos, más conscientes de su condición de ciudadanos y con mejor perspectiva frente a lo que sus derechos y obligaciones representan. Además, es una actividad que permite afianzar lazos de amistad y relaciones familiares, así como acercarnos más a la naturaleza y aliviar tensiones cotidianas.

 ***




Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*