Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Ley de armas en Uruguay

La ley de armas en la actualidad en nuestro país

IMPORTANTE: el presente articulo corresponde al Decreto 231/002 relativo a la ley de armas, su tenencia y porte en nuestro país. Dicho decreto fue redactado en el año 2002 y estuvo en vigencia hasta el día 05 de diciembre de 2016 cuando entro en aplicación el Decreto 377/016 cuyo análisis puede verse aquí. 

En nuestro país hace muchos años que existen leyes que reglamentan y controlan la ley de armastenencia y uso de las armas de fuego. No es ninguna novedad que para acceder a un arma es necesario realizar múltiples trámites y controles y recibir en el proceso una buena dosis de burocracia. Básicamente la posibilidad de acceder a un arma de fuego ya sea para cazar, para uso deportivo o defensa, muchas veces estamos a merced del oficial de turno que nos permita o no hacer uso de nuestro derecho a la tenencia de un arma de fuego. En nuestro país mas allá de los tramites y posibles trabas que podamos encontrar, nuestra ley de armas, hace relativamente accesible lograr la tenencia, al menos es más fácil que en países vecinos.

Actualmente existe una nueva ley de armas que procura controlar aun más lo que se refiere a la tenencia y porte de las mismas, que al día de hoy hace ya dos años que esta sin ser reglamentada. Que significa esto, que nuestro parlamento votó y aprobó la creación de una nueva ley de armas, pero no ha sido debidamente redactada, en esencia se deriva a los ministerios de defensa y de interior quienes serán los responsables de definir la regulación que encuadra esta ley. O sea, el parlamento aprobó una ley de la que aun no se sabe específicamente que planteara.

La ley de armas

Al día de hoy, la opción resultante de esta lucha de intereses es instalar una regulación desarrollada por el Ministerio del Interior que impone duros requisitos para acceder a la tenencia, algunos incluso discriminatorios, limita la cantidad de armas que un ciudadano puede tener y dispone obligaciones que rayan el ataque a la propiedad privada, como es el hecho de tener que destruir aquellas armas que no encuadran dentro de la nueva legislación, a diferencia del desmantelado que se exigía anteriormente.

La idea tras esta ley de armas es controlar el tráfico interno de armas, las cuales se pueden encontrar libremente en ferias vecinales y que terminan en manos de criminales y delincuentes. Hoy en día existe todo un mercado donde las armas de fuego pueden ser compradas, vendidas e incluso alquiladas para cometer ilícitos. Esta ley busca controlar ese mercado y reducir el acceso a los delincuentes a sus “herramientas” de trabajo. Todo esto sin dudas suena completamente coherente cuando se plantea en un ámbito medianamente seguro y despreocupado. Ahora, parece que los legisladores y las lumbreras que gobiernan los destino de este país no se han dado cuenta que los delincuentes y criminales no respetan las leyes, o sea, esta será una nueva ley que recorta más aun la posibilidad de defenderse que tiene el ciudadano común a favor de una supuesta reducción de la cantidad de armas en manos equivocadas. 




Más control para reducir el control

Según el registro nacional de armas en el Uruguay existen más de 300000 armas ley de armasregistradas, esto incluye aquellas que se encuentran en manos de policías y militares. Significa que 1 de cada 10 uruguayos tiene acceso a un arma de fuego, esto no siempre es así puesto que existen muchos coleccionistas y personas que cuentan con más de un arma en su poder, por lo cual la estadística no es completamente representativa de lo que realmente ocurre. La realidad es que en muchos países se han instrumentado leyes para controlar la tenencia y porte de armas, incluso en ciudades se ha prohibido a sus habitantes el porte, y lo único que se ha desprendido de esas políticas es que los crimines violentos donde se usan armas de fuego han aumentado de manera asombrosa. Es decir, en lugar de reducir el crimen, lo han potenciado. Parece que los delincuentes no han aprendido a leer las leyes de su país. Quizás con un poco más de educación y una mejor comprensión lectora sea posible volverlos ciudadanos obedientes y temerosos de la ley.

La eterna victima, el ciudadano honesto

En definitiva, imponer una ley de armas que impida a los ciudadanos honestos tener acceso a medios de defensa para proteger su vida, la de su familia y sus pertenencias no hace más que demostrar que a los gobernantes de turno no les interesa absolutamente nada la vida de aquellos a quienes sirven. Las leyes de escritorio, redactadas en ambientes custodiados por policías y militares, por gente que ve la realidad tras vidrios antibalas no hacen más que servir a una minoría que cada vez mas hace lo imposible por aferrarse al poder y ve en los ciudadanos de bien una peligrosa oposición a sus planes de instaurar su visión del mundo a como dé lugar. en esencia, todas las leyes que se plantean como métodos para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos no son más que medios para controlar a la población, meras estrategias para lograr una dependencia al sistema que haga que los individuos sean fácilmente manipulables y necesiten de la estructura para poder satisfacer sus necesidades básicas. Un individuo que está dispuesto a luchar por mantenerse independiente y libre es algo muy peligroso e inconveniente en estos tiempos que corren para las clases que gobiernan.

Cuanto más control ejerce el gobierno sobre los individuos, menos control tienen estos sobre los tiranos.

***




Un Comentario

  1. Werner Stahl
    Werner Stahl 20/08/2016

    Muy bueno el comentario.
    Me interesaria saber quienes fueron los legisladores que votaron la ley.

Los comentarios están cerrados.