Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La responsabilidad de la tenencia de armas de fuego

Sobre la tenencia de armas de fuego y la responsabilidad

Mucho se habla en la actualidad sobre el control y la tenencia de armas de fuegotenencia de armas de fuego por parte de la población civil. Sin dudas nadie pone en duda que en el caso de la policía o el ejercito, un armamento moderno y adecuado puede hacer la diferencia en la lucha contra el crimen o en casos de emergencia nacional o conflictos bélicos. Pero cuando comenzamos a hablar el hecho de que la población civil pueda adquirir y utilizar armas es ahí donde comienza todo un cumulo de ideas y opiniones del cual no siempre se puede sacar algo en limpio.

Es de nuestro entender que la tenencia de armas de fuego responsable, o sea, totalmente dentro del marco legal existente es un derecho que no puede ser limitado ni eliminado en nuestra sociedad. La tenencia de armas de fuego en Uruguay tiene una historia muy larga. Ya en la época colonial cuando se emitieron las instrucciones del año 1813, en el articulo 17 de las mismas se establece: “Que esta Provincia(Provincia Oriental) tiene derecho para levantar los regimientos que necesite, nombrar los oficiales de campaña, reglar la milicia de ella para la seguridad de su libertad, por lo que no podrá violarse el derecho de los pueblos para guardar y tener armas.”; sin dudas, muchos pueden hablar sobre que las realidades eran otras, se estaba en plena revolución, no existía un ejercito regular que mantuviera la paz o combatiera a los invasores, a decir verdad aun no existíamos siquiera como país independiente, pero la cuestión no varia, es una realidad que desde tiempos inmemoriales el derecho a tener y utilizar armas para defensa de nuestra integridad, la de nuestra familia, nuestra propiedad y nuestra patria es innegable.




La tenencia de armas de fuego y la delincuencia

Hoy en día, con la delincuencia en alza, con múltiples razones por las cuales sentirse inseguro o al menos preocupados por nuestro bienestar y el de nuestros seres queridos, es una realidad que muchas personas buscan mejorar sus posibilidades mediante la adquisición y tenencia de armas de fuego. Como hemos dicho, es un derecho que no puede ponerse en duda y al que todos los ciudadanos honestos alcanza por igual. Pero al mismo tiempo se trata de una responsabilidad muy grande,  que debe ser tomada con mucho criterio y sin ligerezas.

Es tan importante, como el propio derecho a tenerlas, el hacer buen uso de las armas de fuego. Es esencial saber su funcionamiento, no simplemente leer el armas de fuegomanual de instrucciones y saber como accionar el disparador, conocer los detalles, realizar un correcto mantenimiento, practicar periódicamente su uso, conocer y respetar a rajatabla las reglas de seguridad, y por sobre todo, EDUCARSE en la tenencia responsable de un arma de fuego y su alcance.

Un arma en las manos de una persona honesta no es un riesgo para nadie más que para aquel que desea hacer daño.” Este pensamiento es muy valido, pero ademas de ser una persona honesta es necesario que también sea una persona con conocimiento de lo que implica poseer y utilizar un arma de fuego. La solución no pasa por el desarme de la población civil, es sabido que los delincuentes no siguen las mismas reglas que las personas de bien. Pero si, con ciudadanos responsables y conscientes que sepan como hacer valer sus derechos y por sobre todas las cosas que sepan defenderse, es posible que poco a poco nuestra sociedad mejore.

***