Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Practica de tiro con ambas manos

Lo necesario de hacer practica de tiro con ambas manos

La cuestión de si es conveniente hacer la practica de tiro con ambas manos, o mejor dicho,  entrenar practica de tirono solo la mano dominante, sino también realizar prácticas con nuestra mano de auxilio, siempre ha planteado interesantes debates entre los tiradores. Mas allá de que pueda existir una necesidad física de utilizar nuestra mano no dominante para realizar tiro, sea porque nuestra visión así lo requiere o bien por alguna otra imposibilidad física, siempre es bueno conocer el funcionamiento de nuestro cuerpo cuando salimos de nuestra zona de comodidad. En una palabra, practicar tiro con ambas manos puede resultar para muchos un problema, pero sin dudas puede presentar una gran ventaja, sino, solo basta recordar lo difícil que es tratar de realizar tareas simples con nuestra mano no dominante. Es importante que hasta no tener la confianza y habilidad suficiente, siempre practiquemos con un arma descargada antes de utilizar munición real en nuestros simulacros.

Cuando hablamos de armas largas podemos asumir que cambiar de una mano a la otra puede ser relativamente fácil, pero cuando usamos armas cortas esta simple variación puede resultar muy complicada e incluso anti-natural. Lograr acomodar nuestro cuerpo, postura y disposición para realizar tiro con nuestra mano no dominante puede en principio resultar frustrante, pero se trata de un tipo de práctica de tiro que no todos hacen y en muchos casos puede resultar una habilidad que nos salve la vida. Ante la necesidad de defendernos con nuestra arma de fuego y en caso de que nuestra mano dominante se encuentra herida o imposibilitada, el no tener la habilidad de usar nuestra mano de servicio para disparar puede dejarnos totalmente indefensos. Es importante realizar simulaciones con nuestra mano menos diestra porque existen detalles que normalmente no tomamos en cuenta, veamos algunos puntos que hacen esta actividad algo muy importante de desarrollar en nuestras prácticas.




No todas las pistolas son ambidiestras

Si bien este problema no afecta particularmente a los revólveres, para quienes poseen una pistola, puede resultar todo un desafío lograr acceder a ciertas funciones vitales del arma con la mano de servicio. Para aquellas armas que no cuentan con sistemas duales que permitan ser usadas con ambas manos, el alcanzar la traba de la corredera o el eyector del cargador puede resultar muy complicado si nos encontramos en la imposibilidad de usar nuestra mano dominante.

Practicar la carga y descarga de nuestra pistola mientras usamos nuestra mano de servicio como mano principal es una buena manera de aprender la mejor manera de solucionar estos inconvenientes. Sin dudas la sensación de usar la “otra” mano se puede sentir raro, pero eso es normal y está bien siempre y cuando logremos el objetivo. En caso de vernos imposibilitados de lograr estas tareas, deberemos considerar el uso de una pistola ambidiestra o cambiar a un revolver.

Ajustar nuestra puntería y alineación

Si bien en una situación de auto-defensa no es necesaria una puntería perfecta, siempre es bueno tener conocimiento y cierta práctica en cómo lograr una buena alineación y enfoque cuando usamos nuestra mano no dominante. Hemos de recordar que nuestra memoria muscular está acostumbrada a ajustarse en referencia a la relación ojo-mano dominante, por lo cual practicar tiro con esta relación cruzada nos presentara grandes ventajas en caso de vernos obligados a disparar con nuestra mano de servicio. Siempre debemos tratar de ajustar la posición del arma a nuestra visión y no al revés.

Desenfundar y disparar con la “otra” mano

Si pensamos que disparar con una sola mano puede ser algo difícil, imaginemos que debemos hacerlo usando nuestra mano menos hábil, y además primero debemos practica de tirodesenfundar desde el otro lado de nuestro cuerpo. Según el calibre de nuestra arma, el disparar con una sola mano puede llegar a ser toda una experiencia sobre todo si se trata de un arma con gran retroceso, pero debemos considerar que en un enfrentamiento podemos resultar heridos y deberemos seguir defendiéndonos a pesar de ello. Sin dudas este ejercicio puede resultar un desafío, ahora imaginemos que nos encontramos en una situación donde debemos defendernos y repeler un ataque. Sin dudas, no estar preparado para este tipo de situaciones puede ser fatal. Entrenar la manera de acceder a nuestra arma usando la mano de servicio y realizar disparos defensivos con una sola mano, incluida nuestra mano no dominante, es una excelente manera de aumentar nuestras chances de supervivencia en una situación de riesgo. Siempre comenzar despacio y con nuestra arma descargada, practicar el enfundado y desenfundado hasta sentirnos cómodos para luego hacer la practica de tiro con munición real. No tratar de ser rápidos desde la primera vez, lo importante es generar la memoria muscular, la velocidad se dará automáticamente cuando nuestro instinto de supervivencia tome el control.

Como toda habilidad física, cuando más practiquemos mejores resultados obtendremos, aunque parezca que nunca nos encontraremos en esta situación, y ojala así sea, es mejor prevenir, por lo tanto dedicar un tiempo a realizar este tipo de prácticas puede parecer en primer momento una pérdida de tiempo e incluso un ejercicio extremo, pero la verdad es que ante una situación violenta nunca sabremos cómo se resolverá, y cuando más y mejor preparados estemos, mas chances de sobrevivir y de volver con nuestros seres queridos vamos a tener.

 ***