Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La base de la defensa personal

Estar preparado es la mejor defensa personal

Lamentablemente en los tiempos que corren se ha hecho cada vez más necesario el tener defensa personalalgún tipo de conocimiento o táctica de defensa que nos permita mejorar nuestras chances al enfrentar posibles situaciones violentas. Cuando los segundos cuentan y la ayuda puede tardar minutos e incluso horas, el contar con una estrategia que nos permita repeler una agresión o detener el ataque por parte de un delincuente puede sin ninguna duda salvarnos la vida. Actualmente son muchas las opciones que se ofrecen al publico como la mejor defensa personal, pero lo que muchos no explican es que la supervivencia en estos casos se trata principalmente de un factor psicológico más allá de la destreza física o la técnica.

Sin desmedro de las técnicas de defensa personal, los sistemas de protección contra ataques o cualquier método que se ofrezca al individuo como opción para aumentar sus chances de superar una agresión, la principal herramienta que le permitirá sobrevivir será su propia actitud mental y la percepción que tenga de su entorno. Hoy en día el solo hecho de salir a la calle nos pone en riesgo de sufrir una agresión por parte de delincuentes que aprovechan cualquier descuido que les permita realizar su tarea fácilmente y sin oposición. Es por eso, que la primer barrera para no convertirse en víctima es el prestar atención a lo que nos rodea y no colocarnos en una situación donde estemos vulnerables. Básicamente, negarles a los criminales la opción de vernos como un blanco fácil, como una presa accesible.

El mantener nuestra atención enfocada constantemente en la búsqueda de posibles indicios de peligro es una actividad muy estresante y en muchos casos contraproducente. La realidad es que si nos enfocamos demasiado en encontrar situaciones vulnerables, seguramente encontremos muchas, pero también podremos caer en la trampa de no poder realizar ninguna otra tarea o bien sobredimensionar muchas situaciones que no son lo que parecen. En todo caso, una actitud alerta, prestando atención a aquellos detalles que desentonan en una situación es lo que mejor funciona para detectar a tiempo posibles riesgos. En palabras de muchos expertos, prestar atención a lo que parece estar fuera de lugar y sobre todo darle mucha importancia a nuestra intuición. 




El instinto de supervivencia en la mejor defensa personal

Como animales que somos, los seres humanos nos hemos especializado en ser defensa personalpredadores, y esa especialización ha llevado a que nuestro cerebro detecte de manera automática peligros y ventajas en el ambiente que nos rodea. Lamentablemente la vida en sociedad ha llevado que nuestros instintos primales se vean opacados por reglas y modismos que impiden que aprovechemos ese potencial a nuestro favor. Así como los delincuentes aprovechan ese instinto para detectar cual es la victima adecuada, nosotros podemos adiestrar nuestro instinto para evitar y evadir a esos depredadores. Por eso, cuando tengamos la sensación de que algo no está bien, hagamos caso a nuestro instinto. Es preferible perder un poco de tiempo por algo que “no era nada” a tener que lamentar luego el no haber prestado atención a ese detalle.

Hoy en día no es algo impensable el que nos toque ser víctimas de un delincuente. Hasta el más avispado puede caer en una trampa en cualquier momento. Cada situación es diferente, pero en aquellas donde decidimos que la resistencia no es la mejor estrategia no debemos dejar de prestar atención a lo que ocurre, ya que todo puede cambiar en un instante y puede que nos veamos obligados a defendernos a pesar de todo, en este caso, no dudar, actuar con resolución y con la mayor agresividad posible, recuerde, en muchos casos es nuestra vida o la de un ser querido la que estará en juego. En estos casos siempre es bueno tener algún conocimiento sobre cómo defenderse, aun cuando no seamos buenos en ello, nuestro cuerpo reaccionara de manera automática y será nuestro instinto el que recurrirá a todos los recursos que le hallamos enseñado. Recuerde, la supervivencia comienza con el aprendizaje de una técnica de defensa personal, no cuando nos vemos obligados a usarla.

***