Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Aspectos de la prevención y la seguridad personal

Aspectos de la prevención

(Tomado del Manual de Prevención y Seguridad Personal – 1ª Edición)

prevención
Seguir reglas básicas de seguridad son la base de la prevención

Contar con un sistema claro y simple de comportamiento cuando estamos en diferentes situaciones, por ejemplo, cuando conducimos por la ciudad, o cuando estamos por ingresar a nuestro hogar, o cuando salimos de alguna oficina o entidad bancaria, etc., son la base de la prevención. Cuando prestamos atención a nuestro entorno y tenemos en cuenta lo que ocurre a nuestro alrededor, es más difícil que podamos ser “elegidos” como blanco de una agresión o ataque. Es improbable que un delincuente ataque a una persona atenta y dispuesta a defenderse, sobre todo si cuenta con la alternativa de atacar blancos distraídos o con las defensas más bajas.

Detalles como tener la precaución de detenernos un segundo a atender los movimientos en nuestro alrededor en circunstancias en las que podemos ser vulnerables, marcan una diferencia muy grande entre ser víctimas de una agresión o plantearnos como una presa más difícil de atacar.




EXPOSICIÓN Y VULNERABILIDAD

Estos dos conceptos son los que debemos analizar en este punto para poder saber que tan bien preparados nos encontramos para manejar una posible situación de riesgo, o como evitarla.

prevención
La defensa personal como forma de prevenir ataques físicos.

Cuando hablamos de exposición hacemos referencia a que tan visibles somos a la vista de posibles delincuentes o atacantes. Si nuestra exposición es alta significa que somos muy visibles y por lo tanto atraemos mucha atención hacia nosotros, esto hace que podamos ser tomados en cuenta más frecuentemente como blanco de un ataque.

Cuando hablamos de vulnerabilidad nos referimos a la posibilidad de defendernos o de repeler una agresión. Significa que nuestro nivel de vulnerabilidad depende de todo aquello que podamos usar para contrarrestar un conflicto, o sea, de las armas, conocimientos prácticos, nivel de negociación o intimidación podemos aprovechar para evitar, contener o repeler una posible agresión.

Estos dos aspectos son muy importantes y se deben tener muy en cuenta, ya que sabiendo en qué nivel nos encontramos en ambos casos, podemos reducir las posibilidades de sufrir un ataque y no ser elegidos por un delincuente como blanco de su actividad.

Muchas agencias de seguridad y entidades como la policía elaboran guías de cómo comportarse en diferentes ámbitos que sirven para generar una conducta responsable y reducir nuestros niveles de exposición y vulnerabilidad. Simples acciones como, por ejemplo, elegir calles bien iluminadas para caminar, o transitar por avenidas en lugar de calles barriales, son costumbres que pueden evitar desagradables experiencias y prevenir ataques por parte de delincuentes. Siempre debemos tener una actitud responsable y tratar de enfocarnos en la prevención para no tener que lamentar infortunios.

***




Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*