Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Armas para defensa personal y del hogar

Armas para defensa personal y del hogar

En los últimos años hemos visto un aumento en la cantidad y modalidad de actividades armas para defensailegales en nuestro país. Es una realidad que se trata de una tendencia global, asociada al aumento del consumo de drogas y al narcotráfico. En nuestro país, si bien aun podemos considerar que no se acerca a niveles tan extremos como los que ocurren en otros lugares del mundo, si es un hecho que cada día nos vemos enfrentados a una inseguridad creciente y a una sociedad cada vez más habituada a los hechos delictivos. La posibilidad de contar con armas para defensa personal y del hogar puede hoy en dia marcar toda una diferencia.

Ante esta nueva realidad, vemos como los ciudadanos comunes tratan de mejorar sus opciones al momento de aumentar la seguridad de su persona y su hogar. Vemos como se ha dado un crecimiento en lo que a empresas de seguridad y vigilancia respecta, así como también a los cursos y capacitaciones tanto en actividades directamente relacionadas con la defensa personal como en lo que a la tenencia, porte y utilización de armas de fuego.

Hay que destacar que en nuestro país obtener el permiso de tenencia de armas o T.H.A.T.A. implica múltiples trámites, exámenes y pruebas de aptitud. Si bien no se trata de excesivos impedimentos, muchos ciudadanos no logran acceder fácilmente a cumplir con todas estas peticiones. La gran cuestión es que desde ámbitos políticos se maneja aumentar aun más los requisitos para la adquisición y tenencia de armas de fuego por parte de la población civil. Todo esto con la creencia de que al restringir el acceso a las armas para defensa, los delincuentes no tendrán acceso a ellas tampoco, creencia que se ha probado una y otra vez errónea, ya que los delincuentes no respetan las reglas ni las leyes y no adquieren sus armas por vías legales u oficiales.




Restringir las armas para defensa debilita a la sociedad

Cuando se plantean políticas restrictivas en prácticamente cualquier aspecto de la vida, armas para defensaaparece de inmediato un nicho que es rápidamente cubierto por actividades ilegales. En el caso de las armas de fuego ocurre lo mismo. Si bien el ciudadano común intenta por todos los medios satisfacer las peticiones del estado para poder acceder a los medios para la defensa personal y del hogar, son los delincuentes que pueden acceder a infinidad de tipos de armas casi libremente en el mercado negro, los que son realmente el problema. Hoy en día en algunas zonas de la capital es posible, para los criminales, adquirir armamento de grado militar sin mayores problemas. En cambio para los demás lograr acceder a un arma de calibre regulado y de prestaciones regulares es todo un proceso muchas veces engorroso, caro y en el cual hasta debemos ser evaluados psicológicamente.

Es una cuestión grave el restringir las opciones que tiene un ciudadano a la hora de defender su vida, la de los suyos y su propiedad. La tenencia de armas no es solo un hobbie como muchos pretenden hacer creer, se trata de una medida coherente para enfrentar a la delincuencia y salvaguardar los valores y la calidad de vida en nuestra sociedad. Un ciudadano armado y entrenado puede marcar una gran diferencia solo con el hecho de encontrarse en donde está. La idea de encontrar resistencia armada en un hogar o en un comercio es un gran disuasivo para los delincuentes que buscan víctimas indefensas y blancos fáciles. Sin dudas no se trata de un tema simple, pero es de tomar en cuenta que cuando los políticos de turno nos hablan de restringir las armas, no se trata de nada bueno para los ciudadanos comunes, ya que son ellos los que terminan pagando el precio de las malas políticas que se implementan.

 ***




Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*